Versión Móvil
elar

Pastoral Elar

Un espacio para reflexionar y nutrirnos en cuerpo y alma de las enseñanzas biblicas, guiados por nuestro Diácono Luis Rebolledo y el Padre Francisco Herrera de la Parroquia Santos Apóstoles

Café Literario ELAR: "Solo y a pie"

Publicado por Liceo Elar
Café Literario ELAR: "Solo y a pie"

Café Literario ELAR: El hombre en busca de sentido

Publicado por Liceo Elar
Café Literario ELAR: El hombre en busca de sentido

Café literario: ELAR, 2do

Publicado por Liceo Elar
Café literario: ELAR, 2do

"Café Literario: ELAR"

Publicado por Liceo Elar
"Café Literario: ELAR"

Séptima Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: Padre en tus manos encomiendo mi espíritu.

Publicado por Liceo Elar
Séptima Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: Padre en tus manos encomiendo mi espíritu.

Sexta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Consummattun est". "Todo está cumplido. Jesús se ha preparado toda su vida para este momento. Ha llegado al final de un camino, que es el inicio de uno nuevo...

Publicado por Liceo Elar
Sexta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Consummattun est". "Todo está cumplido. Jesús se ha preparado toda su vida para este momento. Ha llegado al final de un camino, que es el inicio de uno nuevo...

Quinta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Tengo sed". Jesús, ya cerca de la muerte, expresa la agonía de la sed.

Publicado por Liceo Elar
Quinta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Tengo sed". Jesús, ya cerca de la muerte, expresa la agonía de la sed.

Cuarta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Dios mío Dios mío porque me haz abandonado". Él nos lleva a pensar en las veces que pensamos que Dios nos ha dejado solos. Él nunca nos abandona.

Publicado por Liceo Elar
Cuarta Palabra que Jesús pronuncio en la Cruz: "Dios mío Dios mío porque me haz abandonado". Él nos lleva a pensar en las veces que pensamos que Dios nos ha dejado solos. Él nunca nos abandona.

Galería de imágenes

Clic sobre la imagen para expandir
Evangelio del día viernes 23 de abril del 2021

Evangelio según Juan 6, 52-59

En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”

Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.

Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.

Éste es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre’’.

Esto lo dijo Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm.

Evangelio del dia Lunes 5 de abril de 2021

Evangelio según Mateo 28, 8-15

Después de escuchar las palabras del ángel, las mujeres se alejaron a toda prisa del sepulcro, y llenas de temor y de gran alegría, corrieron a dar la noticia a los discípulos. Pero de repente Jesús les salió al encuentro y las saludó. Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron. Entonces les dijo Jesús: “No tengan miedo. Vayan a decir a mis hermanos que se dirijan a Galilea. Allá me verán”.

Mientras las mujeres iban de camino, algunos soldados de la guardia fueron a la ciudad y dieron parte a los sumos sacerdotes de todo lo ocurrido. Éstos se reunieron con los ancianos, y juntos acordaron dar una fuerte suma de dinero a los soldados, con estas instrucciones: “Digan: ‘Durante la noche, estando nosotros dormidos, llegaron sus discípulos y se robaron el cuerpo’. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos arreglaremos con él y les evitaremos cualquier complicación”.

Ellos tomaron el dinero y actuaron conforme a las instrucciones recibidas. Esta versión de los soldados se ha ido difundiendo entre los judíos hasta el día de hoy.

Evangelio del día lunes 24 de agosto de 2020

Evangelio según san Juan

Jn 1, 45-51

En aquel tiempo, Felipe se encontró con Natanael y le dijo: “Hemos encontrado a aquel de quien escribió Moisés en la ley y también los profetas. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José”. Natanael replicó: “¿Acaso puede salir de Nazaret algo bueno?” Felipe le contestó: “Ven y lo verás”.

Cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo: “Éste es un verdadero israelita en el que no hay doblez”. Natanael le preguntó: “¿De dónde me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera”. Respondió Natanael: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel”. Jesús le contestó: “Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera. Mayores cosas has de ver”. Después añadió: “Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”.

NEWSLETTER

Suscribete a nuestra newsletter para estar al tanto de nuestras actividades.